Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Planificación y gestión del tiempo

Guía que ayuda a planificar y gestionar el tiempo que tenemos para realizar nuestro trabajo así como nuestras tareas personales.

Método Pomodoro

Método Pomodoro de gestión del tiempo (reloj "tomate")
Imagen: Unibetas.com (4 marzo 2022)


El método o técnica Pomodoro (tomate en italiano) es uno de los métodos de estudio más eficientes que existen (Unibetas, 2021; Wikipedia, 2022a). Ya sea que deseemos estudiar para un examen importante o adelantar tareas, esta estrategia nos ofrecerá resultados muy satisfactorios, siempre que se aplique bien.

¿En qué consiste el método o técnica Pomodoro?

La técnica Pomodoro consiste en utilizar un temporizador o un cronómetro para dividir el tiempo de estudio en bloques de trabajo, de unos 25 minutos, que se separan con breves períodos de descanso, de 5 minutos. A estos bloques de trabajo se les llama Pomodoro.

Tras completar cuatro bloques de estudio o pomodoros, se hace una pausa más prolongada, de unos 15 a 30 minutos

Técnica Pomodoro: división del tiempo de estudio

 

La principal ventaja de este método reside en los intervalos de descanso, con los que se consigue tener la mente relajada y se facilita la concentración durante los bloques de estudio. Además, se consigue que el estudio sea una actividad más llevadera, menos estresante y que se está más animado a cumplir con sus objetivos dentro de los plazos establecidos.
 

Objetivo central

El objetivo central de la técnica Pomodoro es conseguir que los estudiantes alcancen un elevado nivel de concentración y productividad durante sus períodos de trabajo, sin desarrollar estrés o cansancio mental a causa de ello. Dividir el tiempo del estudio en intervalos cortos provoca que sean periodos de alta intensidad de estudio, por cuál promueve, a su vez, que los estudiantes se esfuercen por ser tan productivos como les sea posible. Por tanto, es necesario mantenerse concentrado al máximo, eliminando las posibles distracciones que surjan.

 

Tiempos del Pomodoro

Por lo general, los bloques de trabajo suelen tener una duración de 25 minutos, pero pueden ser de distinta duración en función de las preferencias de cada estudiante.

Para alcanzar un resultado más óptimo, se recomienda utilizar un temporizador, cronómetro o aplicaciones que permitan organizar el tiempo de manera apropiada.

Durante un Pomodoro de 25 minutos (o el que se decida), hay que estar concentrado en una actividad específica. Luego, cuando pase ese tiempo, se recomienda tomar un descanso de cinco minutos para hacer cualquier otra actividad (mirar el correo, levantarse la mesa y caminar un poco para estirar las piernas, etc.), con el objetivo de despegarse y mantenerse lista para el siguiente pomodoro y evitar el agotamiento.

Cuando se complemente 4 pomodoros, es bueno hacer un descanso más prologado, de entre 20 y 30 minutos. Permitirá descansar, despejarse y estar mejor preparado para la siguiente tanda de 4 pomodoros.

 

Beneficios

La técnica Pomodoro sirve para aumentar la productividad durante un plazo de trabajo determinado, gracias a los siguientes beneficios:

  • Minimizar las distracciones y administrar el tiempo de forma más eficiente: permite a los estudiantes disminuir las distracciones y utilizar su tiempo de manera más eficiente.
  • Reducir el cansancio físico y mental: gracias a los descansos para hacer cualquier otra actividad (levantarse, estirarse, caminar por la habitación, comer algún aperitivo o entretenerse brevemente)
  • Conservar la motivación: Cuando se va acabando el tiempo de un Pomodoro, uno se siente cada vez más motivación para cumplir con el objetivo establecido antes de pase el tiempo, logrando un aumento significativo de la productividad.

 

Dónde y cuándo usar la técnica Pomodoro

Se puede usar la técnica Pomodoro en cualquier momento en el que se necesite concentrarse para estudiar o en el trabajo.

Sin embargo, se debe estar en un ambiente silencioso, cómodo y sin distracciones, en donde cada uno se pueda concentrar con facilidad. Además, ha de ser un lugar en el que se eviten las interrupciones con frecuencia: nada de ir a un café o restaurante, al salón o sala de estar con la familia alrededor, parque al aire libre, etc.

 

Ventajas

  • Nos mantiene totalmente concentrados en una tarea a la vez.
  • Si se hace uso de esta técnica con frecuencia, se mejora mucho la productividad.
  • Permite medir el tiempo que se dedica a cada asignatura.
  • Es una muy buena forma de organizarse y aprender a definir prioridades.
  • Es un método de estudio ideal para las personas a las que les cuesta empezar a estudiar o hacer sus deberes, ya que al definir bloques de trabajo cortos, se hace más llevadero.
  • Evita el cansancio y mantiene la motivación para estudiar.

Desventajas

  • Es un poco inflexible, ya que el margen de adaptación de los tiempos de estudio a las circunstancias de cada uno no es muy amplio. Hacer Pomodoros de 40 minutos y descansos de 15 minutos, no funcionaría.
  • Se requiere de un muy elevado nivel de concentración, siendo así muy absorbente. Si se desea obtener los resultados apropiados, hay que respetar el tiempo de Pomodoros al 100%, sin cortes.
  • Es un proceso totalmente individual, no es compatible con trabajos en grupo.
  • Resulta contraproducente en trabajos creativos, ya que los descansos interrumpen el flujo de la creatividad.

Síguenos en:

Licencia Creative Commons
Biblioteca/CRAI de la Universidad Pablo de Olavide Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.