Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Planificación y gestión del tiempo

Guía que ayuda a planificar y gestionar el tiempo que tenemos para realizar nuestro trabajo así como nuestras tareas personales.

Consejos para un buen uso del tiempo

Photo by Ian Dooley on Unsplash

Imagen de: Ian Dooley en Unsplash 
 

Hay muchas más estrategias que las que vamos a describir a continuación para mejorar el uso que hacemos de nuestro tiempo. Lo importante es valorar cuáles de ellas nos son más fáciles de comenzar a aplicar, evaluar si hay algunas que ya estamos utilizando e intentar integrar estos consejos atendiendo a nuestras necesidades. Hay que empezar poco a poco y sin que no conseguirlo a los primeros intentos nos suponga frustración.

El proceso de mejora de la planificación y gestión del tiempo requiere que lo entendamos como una forma de cuidarnos, de priorizar nuestras  necesidades y nuestro deseo de optimizar el tiempo. Si lo conseguimos, seremos más felices y podremos dedicarnos a actividades más divertidas y sin remordimientos por dejar algunas cosas sin hacer. Estos son los consejos (Fundación Atenea, 2019):

  1. Priorizar y clasificarHay que empezar por priorizar y clasificar nuestros objetivos y tareas en función de su urgencia e importancia, siguiendo alguno de los métodos expuestos el apartado de Establecimiento de objetivos y prioridades.
  2. Organizar la jornada: Si planificamos nuestro día antes de comenzarlo, será más difícil que los demás dicten nuestra agenda. Podemos empezar definiendo y escribiendo las 3 tareas más importantes para tener claras las prioridades y, luego, hay que procurar comenzar el día trabajando sobre estas.
  3. Fijar plazos. Resulta muy útil limitar el tiempo de cada tarea. Según la Ley de Parkinson: "una tarea utiliza todo el tempo definido o todo trabajo se dilata para ocupar el tiempo disponible". Marcarnos límites temporales por tarea hará que sea más fácil ajustarse ellos, evitando posponerla sin sentido.
  4. Concentración. Es bueno concentrarnos al máximo en cada actividad que realizamos, aprovechando el momento al 100% tanto nuestras obligaciones laborales y familiares, así como para nuestro tiempo de ocio y descanso.
  5. Controlar, en la medida de lo posible, las interrupciones en el puesto de trabajo. Sin interrupciones, necesitamos menos tiempo para las tareas porque hacen falta unos minutos para concentrarnos. Algunas formas de limitar las interrupciones son, por ejemplo:
    • Mostrarnos cordiales, pero cortar tajantemente, debemos desplegar nuestra asertividad.
    • Comunicar al interlocutor/a que tenemos que atender otros asuntos a los que damos prioridad y siendo firmes en esa decisión.
  6. Primero hacer lo leve. Hacer pronto todo lo que se puede hacer en menos de 3 minutos. Así se dejan resueltas las pequeñas acciones que nos distraen.
  7. Primero lo más desagradable. Puede ir a la par con el consejo anterior. Hacer las tareas que menos nos gusten o apetezcan en las primeras horas del día, evitando así que vayamos posponiendo cada día este tipo de trabajo, hasta llegar a un momento que se convertirán en tareas urgentes.
  8. Dejar un poco de tiempo a los imprevistos o retrasos. Es recomendable sobreevaluar el tiempo necesario para cada tarea, reservando algo de tiempo entre ellas. Hay que fijar plazos realistas.
  9. Escucharnos a nosotros mismos. Hay que atender a nuestros ritmos vitales. No siempre estamos en las mejores condiciones de concentración, para trabajar o planificar.
  10. Usar nuestra asertividad. Hay que decir “NO” cuando recibamos peticiones que no sean de nuestro interés, nuestra competencia o que nos dificulten alcanzar nuestros objetivos. Se ha de hacer siempre con respeto, pero también poniendo en valor nuestros derechos e intereses.
  11. Tomar respiros. Es muy útil realizar pausas para retomar fuerzas y descansar.
  12. Ordenar. Cuanto más espacio de trabajo tenemos, más utilizamos. Podemos llegar a acumular muchas cosas y después perdemos tiempo en buscarlas e incluso las perdemos. En el ordenador, en el buzón de correo electrónico, en el armario, etc., tenemos que procurar tener las carpetas, cajas o archivadores bien identificados, desechando o eliminando lo que te resulte inútil.

 

Por otro lado, también hay forma de mitigar o evitar el efecto de los ladrones de tiempo, de los que también hablamos en el apartado de Factores negativos que consumen tiempo (WorkMeter, s. f.; Workmeter, 2014):

  1. Reuniones eficaces. La eficiencia en las reuniones empieza antes de que den comienzo y termina después de que acaben. No hay que  pasar ningún aspecto por alto y tener en cuenta estos momentos:  ­
    • Antes de la reunión:
      • ­ Definición de los participantes en la reunión, sus roles, los objetivos y temas a tratar y la duración de la misma (preferiblemente no superior a las dos horas y nunca al final de la jornada). ­
    • Durante la reunión:
      • Puntualidad a la hora de empezar y a la de terminar. ­
      • Establecimiento de roles entre ellos el del responsable de la misma, que será quien otorgue los turnos de palabra y avise cuando las intervenciones se desvíen de la temática a tratar.
      • Preparación de los temas a tratar de forma previa a la reunión. ­
      • Respeto por los temas preestablecidos y por los turnos de palabra.
    • Después de la reunión:
      • Registro de todo lo que se exponga en la reunión. Habrá que recogerlo por escrito en un acta que se hará llegar a todos los asistentes al concluir la misma. ­
    • Otra manera de ganar en eficiencia es hacer las reuniones online. Las reuniones virtuales suponen un ahorro en desplazamientos, en gastos y disminuye el tiempo que se debe planificar para asistir a una.
       
  2. Controlar el uso del teléfono para llamadas entrantes o salientes. Al denominar ladrón de tiempo al teléfono hacemos referencia a cualquiera de sus versiones, ya que todas son igual de peligrosas para nuestra productividad, el móvil, el fijo o el del trabajo. Para evitar que se convierta en fuente de consumo de nuestro tiempo podemos:
    • Promover la concisión y precisión en su uso. Plantearse el objetivo de cada llamada (cuestionarse si es importante y necesario hacerla) o preguntarle abiertamente al emisor de la misma acerca de su objetivo nos ayudará en nuestro progreso. ­
    • Tener el teléfono apagado, o al menos en modo silencio y sin vibración, cuando se considere necesario. ­
    • Designar un momento del día para hacer todas las llamadas telefónicas que se necesitan. En esa franja horaria elegida, la actividad que llevaremos a cabo será esa.­
    • Poner al teléfono a tu servicio como herramienta que es, y no al contrario. Hay que limitar las ataduras.
    • Tener claro que no es necesario responder a cada llamada o a cada mensaje, ni mucho menos en el momento.
  3. Internet y las redes sociales: aunque en función del contexto en el que las utilicemos, de la naturaleza de nuestro trabajo, puede que necesitemos estar conectados a internet y usar la redes sociales (por ejemplo, los community managers). También puede ser una fuente de pérdida de tiempo en la esfera personal. Para procurar que no perdamos mucho tiempo con ellas, podemos: 
    • Acotar el acceso a internet a una franja horaria determinada. Durante ese tiempo, nuestra actividad consistirá en tareas online, hasta que haya que comenzar con la siguiente actividad o con un descanso.
    • Como extra, se puede acceder a nuestras redes sociales en algún descanso de trabajo y durante un máximo de diez minutos. La participación, con moderación, en las mismas puede contribuye al relax, ya que permiten desconectar de las tareas cotidianas de una forma más efectiva. ­
    • Desactivar las notificaciones automáticas y/o silenciarlas de programa de mensajería instantánea: Si se necesitan programas de mensajería instantánea para el normal desarrollo de nuestra actividad laboral. Si no nos hacen falta, mejor desactivarlas de nuestro equipo de trabajo.
    • Extrema tus precauciones con sitios o aplicaciones online de contenido visual como YouTube, Flickr, Pinterest, Instagram, etc.
    • Con nuestras redes sociales:
      • Pensarlo dos veces antes de unirnos a una nueva red social: excepto en casos puntuales que nos puedan reportar algún beneficio, por lo general suponen mucha dedicación que te robará el tiempo de otras tareas.
      • Reduce el número de redes sociales: no hace falta tener cuenta en todas las redes sociales que existen o estar por estar. ¿Qué nos aportan? ¿Realmente las necesitamos todas?  Hay que valora el tiempo dedicado y lo que nos aportan. 
      • Desactivar las notificaciones, avisos de menciones o comentarios: al igual que en el trabajo, en nuestra vida personal nos pueden quitar mucho tiempo, ser causa de múltiples interrupciones y desconcentración. 
        La forma en que te relacionas con internet sentará las bases de tu aprovechamiento del tiempo.
  4. La procrastinación: posponer, relegar o aplazar la realización de una serie de tareas o enfrentarse a la consecución de un objetivo, dejándolo sin resolver por tiempo indeterminado por en la incomodidad, miedo o inseguridad que tiene una persona acerca del mismo (Wikipedia, 2022b), es algo con lo que hay que enfrentarse y superar. Para luchar contra ella, podemos mucho de lo ya expuesto en esta guía:
    • Planificar nuestros objetivos y tareas.
    • Proveerse de todos los recursos que se necesiten para llevar a cabo tus actividades programadas.
    • Hacer listas de tareas.
    • Priorizar lo importante y urgente sobre lo no importante y no urgente.
    • Confiar en nuestras propias capacidades. No nos infravalores ni nos menospreciemos (no somos unos inútiles)

 

Cambiar de hábitos y rutinas, incorporando estrategias de gestión del tiempo, exige constancia y determinación, no es tan fácil como parece y por eso en muchas ocasiones puede ser bueno que pidas ayuda a otras personas, mejor aún si son expertas en la materia.

Síguenos en:

Licencia Creative Commons
Biblioteca/CRAI de la Universidad Pablo de Olavide Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.