Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

El uso de la información de otros: el plagio, las citas y las referencias bibliográficas

Sobre el uso de la información de otros en los trabajos académicos. Se habla del plagio, por qué debemos evitarlo y cómo. Se explica la necesidad de utilizar las citas y las referencias, qué estilos de citas podemos usar y cómo se redactan.

El plagio académico 

La buena práctica del estudio en la universidad, y del trabajo intelectual en general, se basa en dos principios:

  • Usar la información ajena respetando y reconociendo nuestras fuentes.
  • Usar la información ajena para conocer, para aprender, para mejorar.

Dicho de otra manera: todo lo contrario a "copiar para salir del paso, rápido y sin esfuerzo".

Lo primero es que debemos ser conscientes de que la información ajena es realmente propiedad intelectual de otros, con independencia de la cuestión de los costes (gratis o no) o de la forma en que hayamos accedido a ella (en internet, fotocopiando o consultando un artículo de una revista en la biblioteca, un libro prestado por un amigo, etc.)

Está permitido...

  • Hacer una copia privada, para uso exclusivamente personal, para estudiar mejor.
  • Incluir breves fragmentos de texto ajeno entrecomillado, diferenciando bien lo prestado de lo propio y citando y referenciando la fuente, la procedencia.
  • Reseñar, comentar, glosar, parafrasear, criticar, resumir o aludir a información ajena, de manera sucinta y proporcionada a la dimensión de nuestro trabajo, citando y referenciando la fuente de igual modo.

No está permitido... 

  • Insertar textos o datos ajenos sin entrecomillar y sin citar la fuente de procedencia.
  • Incluir imágenes o gráficos sin citar la procedencia o con fines ornamentales, no informativos.
  • Copiar texto ajeno haciendo pequeños cambios en el lenguaje usado para disimular.
  • Comprar, encargar o pedir a otros los trabajos o estudios que vamos a firmar como autores.

¿Por qué no debemos plagiar? 

  • Porque perjudica nuestra formación y cualificación a largo plazo, nos hace peores profesionales.
  • Nos acostumbra a un camino que nos empobrece, nos vuelve menos capaces, creativos, innovadores.
  • Plagiar es con frecuencia un acto egoísta e insolidario que hace daño a personas inocentes.
  • A nosotros tampoco nos gustaría que se aprovechasen de nuestro trabajo sin más. Puede entrañar además responsabilidades penales o sanciones académicas.
  • Las mismas tecnologías que sirven para copiar con facilidad permiten descubrir los plagios.
  • Usar, respetar y reconocer las fuentes promueve nuestra excelencia profesional, nos hace aprender.
  • Y aprender nos hace más competentes, más autónomos, más libres y más valiosos.

En resumidas cuentas, no debemos plagiar porque queremos ser mejores, valer más.

 

Vídeo sobre el plagio académico realizado por la CRUE/Rebiun

Buscar información en Internet  Haz clic en la imagen para ver el video

(Tarda unos minutos en abrirse el vídeo mientras se carga)



Síguenos en:

Licencia Creative Commons
Biblioteca/CRAI de la Universidad Pablo de Olavide Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.